Blog

General News

10 consejos útiles para cuidar tus frutas y verduras

Según los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, cada año se desechan más de 200 millones de toneladas de alimentos en los países desarrollados. La mayor cantidad de residuos generados proviene del desaprovechamiento de frutas y verduras. Recuerda esos plátanos que se ponen negros rápidamente mientras están en el mostrador o esas zanahorias que lentamente se ponen blanditas en la nevera. Algunos de ellos pueden utilizarse en las comidas, mientras que debemos darles un uso a parte a los otros cuando ya no pueden consumirse. Lo mejor es saber cómo almacenarlos para prolongar su uso.

Comencemos por aprender sobre el cajón de frutas y verduras de tu frigorífico. ¿Eres capaz de ajustar el nivel de humedad? ¿Hay orificios para una correcta ventilación? Incluso si no tiene estas características, la ventaja más importante de este cajón es su capacidad para mantener el la humedad. Si el cajón tiene mucha humedad, es ideal para alimentos como espárragos, brócoli, coliflor, limón, judías verdes, hierbas verdes, pimientos y fresas, que tienden a secarse rápidamente. Los alimentos como manzanas, albaricoques, higos, kiwis, melones, melocotones y plátanos, por otro lado, necesitan un ambiente más seco.

Las frutas que producen una gran cantidad de gas etileno (como manzanas, tomates y plátanos) no deben mantenerse cerca de otras frutas y verduras. Este gas que emiten estas frutas durante su maduración hace que otras frutas maduren y se echen a perder más rápidamente. En resumen, evita almacenar las frutas y verduras que se echan a perder rápidamente junto con las que se mantienen frescas por más tiempo.

Frutas como las manzanas, tomates, peras, aguacates, melones, melocotones, ciruelas y albaricoques deben mantenerse fuera de la nevera para que maduren y se vuelvan más deliciosos. Frutas como uvas, naranjas, limones, fresas y pimientos, por otro lado, deben mantenerse en el interior del frigorífico. Los plátanos maduran muy rápido y se vuelven negros incluso más rápido si se almacenan cerca de frutas cítricas.

¿Cómo deben almacenarse las frutas y verduras que se consumen con mayor frecuencia?

Almacena las manzanas en el cajón con una servilleta de papel ligeramente húmeda en la parte superior. Recuerda, si una fruta está demasiado madura, las otras se echarán a perder más rápidamente debido al gas etileno que produce. ¡Sepárala del resto y cómela rápidamente!

A los vegetales verdes con hojas gruesas les gusta la humedad, pero no deben mojarse ya que rápidamente se volverán amarillos. Después de lavarlos, asegúrate de secar bien las verduras que utilizas en tus ensaladas, como la lechuga iceberg, la lechuga romana o los cogollos. Envuélvelos en una toalla seca (así es, una toalla o trapo normal) Y guárdalos en el frigorífico.

Lava las hierbas delicadas como la menta, el cilantro y la albahaca justo antes de usarlas. Ponlas en un vaso con una pequeña cantidad de agua, como las flores, y mantenlos en el compartimento frigorífico.

Almacena las cebollas y las patatas en el sótano si tienes uno. De lo contrario, guárdalos en un rincón de la cocina donde no dé el sol, pero ten cuidado de no apilarlos o mezclarlos, ya que las cebollas pueden dañar las patatas.

Al guardar los vegetales de raíz, cortar las hojas. Esto evitará que se sequen y protegerás su textura y sabor.

Mantén los limones amarillos brillantes fuera de la nevera. Te recomendamos ponerlos en exhibición en un hermoso cuenco decorativo. Sin embargo, los limones solo durarán una semana si se almacenan así, pero duran cuatro semanas cuando se mantienen en el refrigerador.

A las berenjenas y los pepinos no les gusta el frío. Por lo tanto, si los vas a comer en un par de días, puedes almacenarlos en la encimera.

El mejor lugar para las setas es el cajón de frutas y verduras, envueltas en papel marrón. El papel permite que el aire circule y el cajón mantiene el aire húmedo.

En lugar de poner los tomates en la nevera, déjalos en la encimera a temperatura ambiente para continuar su proceso de maduración. Colócalos en una canasta que permita que el aire circule y alinéalos lado a lado. Almacenarlos en el frigorífico retrasa la maduración, dificulta el desarrollo del sabor y hace que su carne se torne granular.

La mejor manera para almacenar las zanahorias es envolverlas en una toalla de papel y guardarlas en el refrigerador. Sin embargo, si tiene espacio, puede guardarlas en un recipiente lleno de agua. Si la zanahoria aún tiene las hojas de la parte superior, córtalas y mantén la parte superior por separado.

Volver al inicio