Blog

5 comidas al horno sanas

El horno te permite elaborar un gran abanico de platos, sanos y muy ricos. Te explicamos sus beneficios y te proponemos 5 recetas al horno.

Si has tomado la decisión de cambiar a una alimentación saludable, el horno de Grundig con tecnología HotAero Pro, su precisión asegura una perfecta distribución del aire caliente por todo el horno para proporcionar resultados de cocción uniformes, cada vez que lo usaspuede ser tu gran aliado puede ser tu gran aliado: es muy fácil de usar y permite elaborar un gran abanico de recetas excelentes para la salud. Por eso, en este post te explicamos brevemente sus bondades y te mostramos 5 comidas al horno sanas para que las hagas en casa sin problemas.

Por qué las comidas al horno son sanas

En general, se puede decir que la gran mayoría de las comidas al horno son sanas, especialmente si las comparamos con su gran alternativa: la fritura en aceite. La razón está en que los alimentos cocinados en sartén absorben gran parte de la grasa del aceite, una grasa que es ajena al alimento y que se añade al cocinarse. En cambio, la cantidad de aceite que se necesita al cocinar en horno es mucho menor: una simple cucharada en algunos casos es suficiente, pues el alimento aprovecha su propia grasa para cocinarse. 

De hecho, algunos alimentos muy grasos pierden grasa cuando se cocinan al horno, especialmente si se emplea una bandeja de rejilla para que ésta vaya goteando en un recipiente situado debajo de ella.

Otro factor que hace las comidas al horno más sanas es que los alimentos pierden menos nutrientes. Sobre todo, si se hornean en piezas grandes, como piernas o paletas, y si se emplean temperaturas no demasiado elevadas (180ºC o menos). 

No obstante, hay que recordar que no todas las comidas al horno son sanas. Todo dependerá de los ingredientes y del tipo de elaboración que elijas. Como comprenderás, un pastel al horno con mucho azúcar y mantequilla será mucho menos saludable que una receta a base de verduras. Además, conviene limitar la condimentación, especialmente la que ya se vende elaborada, pues suelen contener un alto contenido en sal y potenciadores de sabor en formato concentrado que, en cantidades excesivas, resulta poco saludable.

Patatas al horno gratinadas

Más arriba hablábamos que el horno es una alternativa saludable a la fritura. Y este es un magnífico ejemplo: las patatas al horno son más sanas porque apenas necesitan una cucharada de aceite en la base de la bandeja, la cual se puede extender con un pincel. 

Para que queden deliciosas, tendrás que pelar y cortar las patatas en la forma deseada: si las haces especialmente finas, el resultado serán las famosas ‘patatas paja’, más crujientes. Se introducen en la bandeja y, sobre ellas, se echa queso rallado, con una pizca de sal y pimienta negra, si lo deseas. 

De esta manera, se meten en el horno durante unos 35 o 40 minutos, reservando los últimos 5 minutos para situar la bandeja en la parte superior del horno y lograr que el efecto gratinado sea aún más crujiente. El resultado será una comida ideal para utilizar como guarnición o para picar mientras se ve la tele.

Ingredientes: patatas, queso rallado, sal, pimienta negra y aceite de oliva

Merluza con patatas, cebolla y naranja

El horno y el pescado se llevan muy bien: existen numerosas recetas que se pueden hacer con pescado azul o con pescado blanco. Un ejemplo de ello es la merluza, ya sean lomos, centros o incluso ventrescas. 

La propuesta es cocinar una ‘cama’ de verduras en la base de la bandeja, al estilo de las patatas arriba mencionadas, pero también con otras opciones como cebolla o calabacín, añadiendo un aderezo de zumo de naranja u otros cítricos, mezclado con agua o sidra, por ejemplo.

Cuando las verduras ya lleven 25 minutos en el horno se puede introducir la merluza, que tarda menos en cocinarse, añadiéndole además un poco del aderezo previamente preparado, junto con trozos grandes del cítrico elegido.

Ingredientes: patatas, cebolla, naranjas, agua (o sidra), hierbas provenzales, lomos de merluza, perejil, pimienta negra, sal, aceite de oliva

Salmón en papillote

El salmón es otro pescado que puede entrar en esta lista de comidas al horno sanas y que también se puede cocinar de muchas maneras. Por ejemplo, en papillote, que consiste en preparar un alimento al horno envuelto en papel especial de horno o incluso en papel de aluminio.

En este caso, todos los ingredientes se cocinan a la vez: tanto el salmón como la guarnición de verduras que le acompañará… y que puede estar compuesta de cualquiera que tengas en la nevera, especialmente la zanahoria, la berenjena, el pimiento o la cebolla. 

La preparación es sencilla: sobre un trozo de papel se cortan en pequeñas tiras, se les añade un poco de sal, aceite, unas gotitas de agua y vino blanco, y se agrega el salmón. Tras ello, se cierra todo ello en el papel, a modo de estuche, y se lleva al horno durante 15-20 minutos.

Ingredientes: salmón fresco, cebolla, pimiento verde, zanahoria, pimienta negra, sal

Pechuga de pavo al vino blanco

Cocinando con tu horno, también conseguirás carnes de resultados exquisitos. Y si buscas una especialmente sana, esa puede ser la de pavo, especialmente si eliges la pechuga, que es probablemente su parte más magra.

Para cocinarlas de esta manera, deberás salpimentar primero las pechugas y preparar en dados los ingredientes que se irán añadiendo cuando corresponda: en este caso, cebollas y peras.

En primer lugar se introduce la bandeja con las pechugas, la cebolla y una cucharada de aceite en el horno. Y tras 10 minutos, se añaden los trozos de pera y un chorro de vino blanco, que se encargará de aportar jugosidad al plato. Después de 15 minutos más de cocción, el plato estará casi listo, aunque se recomienda dejar todo unos minutos dentro del horno para reposar.

Ingredientes: pechuga de pavo, cebolla, peras conferencia, vino blanco, tomillo, pimienta negra, sal, aceite de oliva

Ratatouille

También llamado ‘tian provenzal’, este plato de la cocina francesa saltó a la fama gracias a la película del mismo nombre, en la cual un ratoncito lo cocinaba al horno y dejaba sin palabras a un exigente crítico gastronómico. 

Además, se trata de una de las muchas comidas al horno sanas que pueden cocinar las personas vegetarianas, pues no lleva nada de carne. A menudo recibe el nombre de ‘pisto francés’ porque sus ingredientes recuerdan en parte al famoso plato manchego. De hecho, se puede hacer una pequeña cantidad de este plato para utilizarlo como base en la bandeja que se introducirá en el horno.

Sobre esa base, se colocan de manera intercalada las rodajas de verduras elegidas, principalmente, berenjenas, calabacines y tomates, aunque se pueden añadir otras como pimientos rojos. Lo habitual es formar un espiral, que le da un toque estético muy original. Y sobre ello se pueden añadir hierbas provenzales para darle un toque más genuino, o incluso queso de gratinar.

Ingredientes: berenjena, calabacín, pimientos rojos asados, tomates, ajo, salsa de tomate, hierbas provenzales, aceite de oliva

 

Volver al inicio