Blog

¿Cuántas pulgadas de TV necesito en base a la distancia de mi sofá?

¿Estás pensando en comprarte una nueva televisión? Te contamos cómo calcular las pulgadas de TV de distancia necesitas en base a la distancia con tu sofá.

Cuando se habla de pantallas de televisor, se suele poner el foco en cuestiones como el HDR o el tipo de panel. Y sin duda, son aspectos muy importantes, como iremos desgranando en este blog. Sin embargo, a menudo se descuida una cuestión básica, que determina en buena medida el acierto o el desacierto de la elección de un modelo: nos referimos a la relación entre las pulgadas del TV y la distancia a la que será visto por parte del espectador. Así que en este post intentamos arrojar algo de luz en este tema, que te ayudará a entender qué televisor Grundig es el más adecuado para tu casa.

 

Relación entre pulgadas del TV y la distancia: ¿por qué es importante?

Cuando se diseña un televisor, se hace con la mente puesta en las condiciones de visualización por parte del usuario. Por supuesto, cada hogar es diferente y, por tanto, todos tienen condiciones lumínicas y sonoras distintas. Pero el tamaño de la estancia y, en particular, la distancia a la que se sentará el espectador sí es extrapolable a cualquier casa. Por ello, se puede decir que unos televisores son más adecuados para habitaciones pequeñas, para salas de estar medianas o para salones grandes.

 

Esto está relacionado con el concepto de inmersión, una sensación que siempre se desea generar en el espectador: es decir, aquella que busca introducirlo en la escena para que parezca que la está viviendo de manera real. Y esa sensación de inmersión será difícil de conseguir si el espectador se sienta demasiado lejos, lo que además dificultará la lectura de rótulos informativos y la percepción de determinados detalles.

 

Sin embargo, la inmersión tampoco se consigue con el concepto de “cuanto más cerca, mejor”. Sobre todo si, como veremos en el siguiente apartado, la resolución de la pantalla no es la adecuada. Además, ya se sabe que acercarse demasiado al televisor puede provocar problemas oculares, como la fatiga visual.

 

La resolución de la pantalla: el tercer factor clave de la ecuación

¿Qué ocurre si miramos una pantalla de resolución media o baja a una distancia muy cercana? Pues que lograremos identificar los píxeles. Es decir, nuestro ojo y nuestra mente percibirán que esa imagen no es igual que la que vemos en la realidad que nos rodea.

 

Recordemos que un píxel es la unidad básica de una imagen digitalizada y que, cuando se observa en detalle, se nos presenta en forma de punto o cuadrado diminuto. Y dado que la vida real no se nos representa ante los ojos de esa manera, se puede decir que al descubrir los píxeles, la sensación de realismo se reduce notablemente.

 

En lo que a resolución se refiere, las pantallas se clasifican en varios niveles. Aunque quizás ya conozcas las resoluciones existentes, te mostramos las principales de menor a mayor a modo de recordatorio:

  • HD (High Resolution o Alta Resolución): 1.280 x 720 píxeles, también conocido como 720p
  • FHD (Full HD): 1.920 x 1.080 píxeles, o 1080p
  • QHD (Quad High Definition): 2.560 x 1.440 píxeles, también conocido como 1440p o 2K, aunque en la actualidad no es un valor muy empleado
  • 4K o UHD (Ultra High Definition): por norma general, se ha aceptado que el estándar sea 3.840 x 2.160 píxeles, o 2160p
  • 8K: 7.680 × 4.320 píxeles, también conocido como 4320p

 

¿Cómo calcular la distancia para ver la televisión?

Ahora sí: tras conocer los diferentes grados de resolución que ofrecen las pantallas actuales, llega el momento de hallar la relación ideal entre las pulgadas de un TV y la distancia a la que debe mirarse para que la experiencia de usuario sea la mejor.

 

En realidad, son muchas las fórmulas que se suelen citar, tanto por parte de expertos como de tiendas especializadas y fabricantes. Esas fórmulas tienen matices y son útiles a modo orientativo, pero todas ellas tienen dos ideas comunes en relación a la distancia y a la resolución:

 

  • Las pantallas grandes “piden” ser vistas desde más lejos. De lo contrario, si se miran desde una distancia demasiado corta, los píxeles de la pantalla quedarán a la vista
  • Las pantallas UHD 4K, al tener una resolución mayor, puede verse desde más cerca sin que ello implique pérdida de calidad, pues los píxeles pasan inadvertidos incluso a distancia corta

 

Por ello, algunos expertos recomiendan multiplicar el número de pulgadas del televisor x una cifra (3,50 en el caso de las pantallas UHD 4K y 6,50 en el de las Full HD) para calcular la distancia. Pero sin duda, te resultará más útil y fácil tener en cuenta las siguientes sugerencias sobre distancias aproximadas:

 

  • Entre 1,5 metros y 2 metros de distancia: televisores Full HD entre 24 y 32 pulgadas, o bien televisores UHD 4K hasta 55 pulgadas
  • Entre 2 y 3 metros de distancia: televisores Full HD con pantalla entre 32 y 45 pulgadas, o bien televisores UHD 4K con pantalla superior a 55 pulgadas

 

En definitiva

Tras asimilar toda esta información, se puede decir que hay dos aspectos a tener en cuenta para calcular el tamaño ideal de la pantalla en base a la distancia de visualización:

 

  1. La lejanía máxima: es esa distancia de visualización que, si se supera, el espectador pierde la capacidad para apreciar los detalles y leer la información mostrada en la pantalla. Por tanto, cuanto mayor sea la distancia de visualización, mayor tiene que ser el tamaño de la pantalla 
  2. La cercanía máxima: es esa distancia que, si no se respeta, implicará pérdida de calidad en la experiencia del usuario, pues apreciará los píxeles y perderá sensación de realismo. Las pantallas UHD 4K, al tener mayor resolución, admiten verse desde una distancia más cercana que el resto

 

No obstante, conviene recordar que las pantallas UHD 4K no suelen estar disponibles en pequeños formatos. Por tanto, el Full HD es la mejor opción posible para estancias pequeñas como cocinas o dormitorios. Y las más ‘pequeñas’ serían las adecuadas para quienes quieran usar este dispositivo a modo de monitor de ordenador o de pantalla para videoconsola. Sin embargo, usar un formato mediano o uno grande en una habitación pequeña no tiene por qué aportar una experiencia de usuario de mayor calidad, al menos en lo que a resolución y nitidez se refiere.

 

Por último, cabe puntualizar que las cifras aportadas con los cálculos anteriores deben servir solo de orientación, pues se admiten un pequeño margen tanto de cercanía como de lejanía a la hora de hallar la relación perfecta entre pulgadas del TV y la distancia de visualización.

 

Volver al inicio