Blog

Gama blanca de electrodomésticos, gama gris, gama PAE... ¿sabes qué significan?

Utilizar colores es una manera sencilla y visual para clasificar elementos, pero también puede llevar a equívocos. Por ejemplo, no hay que confundir la gama blanca de electrodomésticos con la marca blanca, que en la práctica se utiliza para referirse a productos genéricos que el vendedor minorista comercializa bajo su nombre. 

Tampoco hay que relacionar estos colores con la etiqueta energética, en la que se clasifica cada aparato según su consumo de electricidad y emplea colores que van del verde al rojo, sin utilizar el blanco ni el gris ni el marrón.

Y por supuesto, tampoco tiene que ver con el color de los contenedores: cuando se habla de la gama marrón de electrodomésticos no significa que esos aparatos se tengan que depositar en el cubo marrón, un color que en algunas ciudades ya se emplea para los residuos orgánicos susceptibles de ser aprovechados como compost.

Veamos entonces, a qué responde esta clasificación de colores para los electrodomésticos.

¿Por qué una clasificación por colores?

En realidad, esta clasificación por colores se hace para agrupar unos determinados aparatos con unas mínimas características en común, con vistas a mejorar su reciclaje, reparación y reutilización. Además, en otros sectores, como el de los seguros, esta clasificación ayuda a determinar qué aparatos están cubiertos en la póliza y cuáles no.

Como decíamos, no se trata de una denominación estandarizada ni oficial, sino que su origen está probablemente en la tradición anglosajona, donde es común hablar de white goods y brown goods. A estos dos colores, se ha añadido con el tiempo el gris para hablar de determinados dispositivos. Y por último se puede añadir otra categoría, en este caso sin referencia a color: los PAE.

Gama blanca de electrodomésticos

Del inglés, white goods. Los electrodomésticos de gama blanca son los grandes electrodomésticos del hogar, utilizados a menudo para tareas como la cocción de alimentos y su conservación en frío, o bien para el cuidado de la ropa. Los más habituales son los siguientes que, como puedes comprobar, están presentes en el catálogo de electrodomésticos de Grundig:

  • Lavadoras
  • Secadoras
  • Lavavajillas
  • Frigoríficos
  • Hornos
  • Congeladores
  • Campanas extractoras

Gama marrón de electrodomésticos

Del inglés brown goods. La gama marrón de electrodomésticos hace referencia a los aparatos de imagen y sonido, generalmente para el hogar y con un fin de entretenimiento. En este sentido, los más habituales son los siguientes, que también están ampliamente representados en el catálogo de Grundig:

  • Televisores
  • Barras de sonido
  • Grandes reproductores de música con sus altavoces
  • Proyectores

Gama gris de electrodomésticos

La gama gris de electrodomésticos engloba lo que comúnmente se entiende por ‘dispositivo’, en el ámbito de la informática y las telecomunicaciones (TIC). En este sentido, los ejemplos más habituales son:

  • Ordenadores portátiles y de sobremesa
  • Grandes periféricos, como impresoras o teclados
  • Smartphones
  • Tablets

PAE: Pequeños Aparatos Electrodomésticos

El término PAE son las siglas de Pequeños Aparatos Electrodomésticos y se usa para referirse a todos los pequeños aparatos del hogar que, por su tamaño reducido, suelen ser también más asequibles y sencillos. En Grundig los PAE son todos los elementos de personal care, del cuidado personal. 

Los PAE pueden utilizarse en diferentes ámbitos, por lo general se usan para el cuidado personal, la cocina y el resto del hogar. 

Los ejemplos más reseñables de los PAE son los siguientes, algunos de los cuales podrás encontrar en nuestro catálogo dentro de la categoría Cuidado Personal:

  • Afeitadoras
  • Cortapelos
  • Depiladoras
  • Cepillos de dientes eléctricos
  • Secadoras de pelo
  • Básculas
  • Tostadoras
  • Exprimidores
  • Cafeteras
  • Aspiradoras de mano

Una clasificación por un uso responsable

La clasificación de los electrodomésticos, ya sea en colores o con otros términos, resulta útil desde distintos puntos de vista, como el comercial. Y en la actualidad también sirve para promover el uso responsable de la tecnología, estandarizando procesos. 

La normativa de referencia es la Directiva Europea 2002/96/CE sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). En ella no se habla de gama blanca de electrodomésticos ni de gama gris o marrón, pero sí se hace mención a categorías parecidas, como son los grandes electrodomésticos (lavadoras, frigoríficos, lavavajillas, etc.), los pequeños electrodomésticos (aspiradores, freidoras, tostadoras, etc.), los equipos de informática y telecomunicaciones (ordenadores personales y portátiles, impresoras, etc.), los aparatos electrónicos de consumo (radios, televisiones, cadenas de alta fidelidad) o las herramientas eléctricas y electrónicas (taladradoras, remachadoras, etc.).

Tanto esta clasificación como la que establece gamas de electrodomésticos por colores son lo suficientemente genéricas y amplias como para poder acoger a los aparatos que surjan en el futuro.

Y todo ello, con dos finalidades claras, que recoge la mencionada directiva:

  1. “prevenir la generación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y, además, la reutilización, el reciclado y otras formas de valorización de dichos residuos, a fin de reducir su eliminación”
  2. “mejorar el comportamiento medioambiental de todos los agentes que intervienen en el ciclo de vida de los aparatos”, en especial “aquellos agentes directamente implicados en el tratamiento de los residuos derivados de estos aparatos”, como pueden ser los denominados puntos limpios, pues de hecho se dan pautas precisas de qué componentes deben extraerse y reciclarse

Grundig, en línea con esos objetivos

Grundig está totalmente comprometido con los objetivos de la Directiva Europea 2002/96/CE y apostamos por el ahorro y la sostenibilidad del medio ambiente a través de varias vías. 

Por un lado, la eficiencia energética, pues nuestros electrodomésticos de gama blanca, marrón y gris tienen muy buenas etiquetas energéticas, garantizando un bajo consumo gracias a innovaciones tecnológicas que se aplican a motores, diseños y materiales.

Y por otro lado, facilitamos el ahorro por la vía de la durabilidad: nuestros aparatos tienen un ciclo de vida muy largo, lo que ayuda a reducir la generación de residuos. Esto tiene una especial importancia porque, como reconocen las Naciones Unidas, se generan más de 50 millones de toneladas de chatarra electrónica (e-waste) al año, mucho más de lo que nuestro planeta puede asumir.

Volver al inicio