Blog

HDR: Cómo funciona en los televisores

HDR es uno de los muchos acrónimos que se pueden encontrar hoy en día cuando vas a comprar una Smart TV. Y, por supuesto, lo encontrarás en las características de muchos de los televisores Grundig. Pero, ¿qué significa exactamente? ¿Por qué influye tanto en la calidad de la imagen? ¿Cómo funciona? ¿Qué tipos de HDR hay? 

En este post aclaramos todas estas dudas para ayudarte a la hora de comprar tu nuevo televisor.

Qué es el HDR y cómo funciona

HDR significa Alto Rango Dinámico, por sus siglas en inglés (High Dynamic Range) y se trata de un estándar de optimización de la imagen, más concretamente de dos elementos fundamentales a la hora de reproducirla: la luz y el contraste. Y como consecuencia de la mejora en ambos, el color también sale beneficiado, pues amplía enormemente su profundidad (hace referencia al número de colores que es capaz de reproducir ese televisor). 

En cambio, los televisores que no son compatibles con el estándar HDR reciben el nombre de televisores SDR (Standard Dynamic Range o Rango Dinámico Estándar). Suelen ser televisores con algunos años de antigüedad o bien de bajas prestaciones.

Gracias a este estándar, es posible representar una mayor variedad de luminancias o matices en la franja alta (brillo) y en la franja baja (oscuridad). Antes del surgimiento del HDR, las pantallas de un televisor ofrecían un contraste muy acusado entre la luz y la sombra, con pocos matices entre ambos. Dicho de otra manera: en televisores sin HDR, las escenas de poca luz aparecían muy apagadas y las de mucha luz se mostraban muy quemadas. 

Una imagen digital que ha sido creada siguiendo un estándar HDR (HDR10, HDR10+, etc.) llega al televisor por streaming, TDT o por otra vía. En ese momento, el procesador 'interpreta' dicha información y la envía al panel de la pantalla. Y para que el panel sea capaz de representar la variedad de luminancias de dicho HDR, deberá ser de 10 bits al menos. Por ello, este estándar suele estar ligado a televisores de alta calidad, a menudo UHD, 4K o 8K, aunque en realidad el HDR no tiene nada que ver con la resolución de la pantalla. Y como puedes imaginar, nuestras mejores Smart TV están dotadas de HDR para que puedas disfrutar de esta experiencia en el salón de casa.

Por ello, es cada vez más habitual que plataformas como Netflix o Amazon Prime Video etiqueten un contenido como 'HDR'. Eso se puede interpretar como: "Si tu televisor es compatible con este estándar, conseguirás apreciar una riquísima variedad de matices, tanto en escenas de gran oscuridad como en otras de gran intensidad de luz".

Para terminar de entenderlo y salvando las distancias, también se puede hacer un símil en términos de arte, si te gusta la pintura: un televisor con HDR es como un cuadro de Joaquín Sorolla, a quien se considera el maestro del color blanco porque fue capaz de pintar una enorme riqueza de matices de este color. O incluso como uno de Michengelo Merisi 'Caravaggio', maestro del claroscuro y el tenebrismo, capaz de plasmar como nadie los diferentes matices de la sombra y la penumbra.

Qué tipos de HDR hay

Aunque hablamos genéricamente de HDR, en realidad no hay uno solo, sino varios. A continuación mostramos el listado de los existentes hasta ahora (junio de 2022), pero probablemente sigan surgiendo otros nuevos a modo de evolución de sus predecesores:

  • HDR10: fue el primero en surgir, así que se considera el punto de partida de esta tecnología… y por ello no la más avanzada. Sin embargo, los resultados que ofrece en comparación con un televisor SDR son más que evidentes. Es importante decir que se trata de un estándar abierto, es decir, los fabricantes no deben pagar licencia para poder ofrecerlo en sus televisores. Y eso lo convirtió, ya desde el principio, en una novedad muy popular.
  • HDR10+: llegó años después del HDR10 y se puede considerar una evolución de este porque mejora uno de sus aspectos: trabaja con metadatos dinámicos y no estáticos, que cambian y se adaptan frame a frame para que los colores y los matices de luz sean más realistas en cada escena… o en cada instante de una determinada escena. También es un estándar abierto y, lo que es más importante, muy difundido entre los creadores de la industria audiovisual. Por ejemplo, lo utilizan ampliamente plataformas como Netflix o Amazon Prime Video, así como las producciones cinematográficas que se editan en Blu-ray.
  • HLG: sus siglas responden a Hybrid Log-Gamma. De todos los HDR aquí enumerados, hay consenso en decir que este ofrece una menor calidad, entendida como capacidad de reproducir los matices lumínicos de las escenas. Pero resulta interesante porque es el estándar empleado en el mundo de la TV, pues de hecho fue desarrollado por la BBC británica y la NHK japonesa. Es decir, los canales que emiten por TDT utilizan este HDR, mejorando enormemente la imagen que llega a cualquier hogar… con televisor compatible. En cualquier caso, cabe decir que esas mejoras también son apreciables en cierta medida en televisores SDR.
  • Dolby Vision: se trata de un estándar HDR cerrado, desarrollado por Dolby Laboratories. Es decir, los fabricantes que desean incluirlo en sus televisores deben pagar un canon por ello, además de incluir un chip, un reproductor multimedia y una pantalla que están certificados para ello, lo cual supone una garantía de que el contenido Dolby Vision se va a mostrar de manera adecuada en ese televisor. Pero sin duda, se trata de un coste que merece la pena, puesto que es probablemente el estándar HDR más avanzado hasta el momento. De hecho, requiere de pantallas de 12 bits, lo que significa una profundidad de color de más de 68 mil millones de colores.

Como ves, el HDR es una tecnología muy importante para garantizar la mejor calidad de imagen en una Smart TV, pero también son importantes otros aspectos como la resolución, el tipo de panel y otras mejoras específicas de la marca a nivel de color y fluidez, algo que Grundig logra con Multi Cholor Enrichment, Picture Perfection Rate o Contraste Dinámico Plus, entre otros avances.

Volver al inicio