Blog

Pequeños pasos para el ahorro de energía

Hay muchas maneras de reducir el consumo de energía en el hogar, desde simples cambios en los hábitos cotidianos hasta grandes mejoras en el hogar.

El uso consciente de la energía en casa conlleva dos importantes beneficios: reduce las facturas de los servicios públicos y protege el medio ambiente. Sin embargo, aumentar la eficiencia energética va más allá de utilizar menos energía. Requiere ser consciente de cómo se utiliza la energía, darse cuenta de cómo se desperdicia y cómo podemos utilizarla de forma más eficaz y eficiente en nuestra vida cotidiana. Aquí tienes algunos consejos para ahorrar energía en tu casa o negocio y ser más sostenible.

Ajusta tus comportamientos cotidianos

El ahorro de energía puede ser tan sencillo como apagar las luces o los electrodomésticos cuando no los necesitas. Los pequeños cambios en la forma de utilizar la energía, como bajar la calefacción del termostato en invierno y utilizar menos el aire acondicionado en verano, pueden tener un gran impacto en la reducción de los gastos de los servicios públicos.

Planifica tus comidas diarias con antelación

Si planificas tus próximas comidas en función de lo que ya tienes en la nevera, podrás congelar los alimentos sobrantes y evitar que se estropeen. Por ejemplo, puedes congelar los productos frescos y las sobras, incluidos los platos recién hechos para llevar. Te ayudará a evitar el desperdicio de comida, a ahorrar dinero y a tener deliciosos platos en el congelador para más adelante. Aquí tienes algunos consejos para utilizar las sobras de forma eficaz.

Pasa menos tiempo en la ducha

Dúchate en menos tiempo. Si cada uno de nosotros redujera un minuto su tiempo de ducha, entre todos podríamos ahorrar mucha agua. Intenta optar por una ducha en lugar de llenar la bañera; una ducha de 5 minutos siempre consumirá menos agua que un baño.

Cuidado en la cocina

Reciclar el papel, el plástico, el vidrio y el aluminio evita que los vertederos crezcan. Compra productos mínimamente envasados. Si usas lavavajillas, deja de enjuagar los platos antes de poner en marcha la máquina. No abras el horno mientras se hornea. Cada vez que lo abres, la temperatura puede bajar 25 F, lo que hace que tu horno consuma más energía para volver a subir la temperatura.

Cámbialos por otros sostenibles

Sustituye los electrodomésticos antiguos por modelos y bombillas de bajo consumo. Limpia o sustituye regularmente todos los filtros de tu casa. Los filtros sucios hacen que tu sistema trabaje más y funcione más tiempo del necesario.

 

Fuentes:

www.un.org/sustainabledevelopment/takeaction-retired-link/

www.directenergy.com/learning-center/25-energy-efficiency-tips

Volver al inicio