Blog

¿Cuál es la temperatura ideal para la conservación de alimentos en nevera?

Hay puntos a tener en cuenta para que tus alimentos duren lo máximo posible dentro del frigorífico. En este post los repasamos todos uno por uno.

Si te estás preguntando cuál es la temperatura ideal de un frigorífico, en este post resolvemos tus dudas: te explicamos qué grados puedes seleccionar para el interior de este electrodoméstico y te explicamos dónde deberías situar alimentos como la carne, la fruta, la verdura, los huevos, las salsas, etc. Y es que, para ser más correctos, deberíamos hablar de las ‘temperaturas idóneas’ de una nevera, en plural, pues cada alimento requiere de una distinta. Pero, por suerte, eso es algo posible con los frigoríficos de Grundig, puesto que están compartimentados interiormente para garantizar las condiciones idóneas para cada alimento.

 

Lo que debes saber de antemano

Antes de analizar cuáles son las temperaturas ideales para la conservación de alimentos en el frigorífico, debes saber algunas cuestiones importantes:

  • De media y a modo general, la temperatura interior debería rondar los 4 ºC o 5 ºC
  • La cantidad de alimentos del interior influye en la temperatura: si está muy lleno, se puede seleccionar algún grado menos para compensar. Y si está muy vacío, se puede elevar ligeramente, pero sin superar nunca los 8 ºC
  • No todas las zonas interiores del frigorífico se encuentran a la misma temperatura. En unos casos, esa variación se debe a la mencionada compartimentación. Y en otros, a la forma en la que este electrodoméstico genera y reparte el calor en su interior. A grandes rasgos, se puede hablar de:
    • Estantes inferiores: suelen ser los más fríos
    • Estantes intermedios y superiores: también son bastante fríos pero no tanto como los estantes inferiores
    • Cajón de frutas y verduras, que en el caso de Grundig recibe el nombre de FullFresh+, puesto que también se garantiza un adecuado nivel de humedad
    • Cajón Super Fresh 0 ºC (o 0-3 ºC), donde se garantiza una temperatura más baja para conservar aquellos alimentos que así lo requieran, sin llegar a la congelación
    • Puerta de la nevera: la zona menos fría, debido a que al abrirse, esa zona está menos expuesta al frío
  • Tan importante como la división de temperaturas es una correcta circulación del aire. Si esa circulación no es homogénea, algunos alimentos se verán sobreexpuestos a temperaturas bajas, pese a estar en zonas aparentemente menos frías. Y esa sobreexposición al frío puede incluso helar el alimento
  • La temperatura interior debe ser constante: romper la cadena de frío por averías o apagones puede echar a perder todos los alimentos del interior
  • Conviene tener la puerta abierta el menor tiempo posible. En este sentido, resultan de gran ayuda las alarmas de puerta abierta

 

Temperaturas según el alimento

Como norma general se puede decir que, cuanto más perecedero sea un alimento, menor debe ser la temperatura a la que se debe conservar. Esta es una tabla orientativa sobre la temperatura y el lugar de conservación de cada alimento:
 

Alimento

Lugar

Carne

Estantes inferiores o en un cajón Super Fresh 0 ºC

Embutido

Estantes centrales o superiores, o bien en los inferiores si es embutido fresco

Pescado

Estantes inferiores o en un cajón Super Fresh 0 ºC

Quesos y lácteos

Estantes centrales o superiores

Platos cocinados (sobras)

Estantes centrales o superiores

Verduras y frutas

Cajón FullFresh+

Salsas, mantequilla

Puerta de la nevera

Huevos

Puerta de la nevera

Botellas de bebida

Depende de la temperatura a la que se desea servir. Por ejemplo, una botella de vino ya abierta puede permanecer en la puerta, mientras que una cerveza puede ir en los estantes centrales, donde suele haber un soporte específico para botellas

 

Otros ‘trucos’ sobre la temperatura del frigorífico

Grundig ha desarrollado algunas funciones relacionadas con la temperatura ideal de nuestras neveras. Una de ellas es el Modo Vacaciones: con esta función, el interior del frigorífico se puede mantener a una temperatura fresca de 15 ºC de manera constante, aunque eso obliga a vaciarlo. Sin embargo, propicia que su consumo sea menor durante el tiempo en que los usuarios se ausenten. Por contra, el congelador puede mantenerse a la misma temperatura de siempre.

Otra de las funciones interesantes es el Modo de Enfriamiento Rápido, útil para situaciones como la vuelta de vacaciones: sirve para que la nevera vuelva a una temperatura normal sin demora y, por tanto, sin que los nuevos alimentos a introducir causen una ruptura de la cadena de frío.

 

¿Y cuál es la temperatura ideal del frigorífico?

Hasta ahora hemos hablado de la temperatura ideal en el frigorífico, es decir, la que se debe mantener en su interior. Pero también es importante hablar de la temperatura ideal del frigorífico, es decir, la que debe tener el espacio donde se ubique

Conviene recordar que los modelos actuales de Grundig son capaces de mantener su temperatura interior en todos los casos, pero nunca está de más ayudarles a conseguir ese objetivo. O dicho de otra manera: es recomendable no ponérselo difícil innecesariamente. 

El principal factor que puede dificultar una adecuada temperatura interior es, precisamente, una temperatura excesivamente elevada en el exterior: aunque el aislamiento de los modelos actuales es muy eficiente, si la temperatura ambiente es demasiado elevada, el consumo energético de este electrodoméstico puede aumentar, pues será mayor su esfuerzo para descender hasta los grados seleccionados para el interior.

En este sentido, hay dos grandes consejos:

  • No colocar el frigorífico justo al lado de la placa de cocina y/o del horno
  • No colocar el frigorífico en un lugar donde reciba luz solar directa durante tiempo prolongado

 

Respetando esas dos condiciones, se puede decir a modo general que la temperatura ideal para un frigorífico es entre 21 ºC y 23 ºC, que es precisamente la recomendada para el hogar. En la cocina es fácil alcanzar esta temperatura, pues se trata de una de las estancias más cálidas del hogar gracias al calor generado por la placa de cocina y por el horno durante su funcionamiento.

Todas estas pautas te ayudarán a mantener la temperatura idónea en la nevera y en su entorno. Y por lo que respecta al congelador, dedicaremos otro post en profundidad a él, puesto que la conservación de alimentos ahí es muy diferente y tiene sus propias particularidades.

Volver al inicio