Blog

Descongelar en microondas: cómo hacerlo correctamente según el tipo de alimento

Congelar alimentos es una decisión inteligente, tanto por economía como por seguridad alimentaria. Pero si esos alimentos no se descongelan de manera adecuada, no habrá servido para nada: acabarán siendo desechados igualmente o se convertirán en fuente de intoxicaciones. 

Por ello, en este post te damos algunas pautas sobre ello y, en especial, te indicamos cómo usar el microondas para descongelar, haciendo distinción según el tipo de alimento.

3 formas de descongelar (y solo dos correctas)

Antes de explicarte cómo realizar el proceso de descongelación, es importante preguntarse si realmente se puede descongelar en el microondas. Te adelantamos que sí, que es posible y tiene sus ventajas. Pero para que comprendas mejor por qué, te mostramos los tres métodos empleados habitualmente por los usuarios para descongelar… aunque solo dos de ellos son correctos:

  • Descongelar a temperatura ambiente: es incorrecto porque de esta manera proliferan (se multiplican) los microorganismos que durante la congelación se habían mantenido prácticamente inactivos.
  • Descongelar en el frigorífico: es el método ideal, aunque requiere de un día entero para que el proceso de descongelación se complete. Al hacerlo a una temperatura baja, dichos microorganismos no se multiplicarán o, al menos, lo harán a un ritmo muy lento, lo cual no supone un riesgo para el alimento.
  • Descongelar en el microondas: es un método correcto… y un auténtico salvavidas para el usuario porque es el método más rápido. Y ya se sabe que el usuario no siempre puede disponer de 24 horas de espera para la descongelación, sino que busca una solución inmediata para consumir al momento. En este caso, como la descongelación es rápida, los microorganismos no tienen apenas tiempo para proliferar. Aquí puedes consultar nuestros microondas para descongelar.

Descongelar en el microondas según el tipo de alimento

La rapidez sin comprometer la seguridad es la gran ventaja que tiene el microondas para descongelar. Pero también hay que mencionar un inconveniente: si no se hace adecuadamente, las propiedades organolépticas de los alimentos se verán afectadas, haciéndolos menos apetitosos.

Recordemos que su método de calentamiento no es homogéneo y, aunque el programa emplea una baja potencia para descongelar, el microondas puede provocar que algunas partes del alimento se descongelen antes o incluso se cuezan mientras que otras aún se mantienen congeladas.

Por tanto, ¿cómo descongelar en el microondas de manera adecuada? A continuación te explicamos cómo hacerlo según el tipo de alimento, porque no todos tienen el mismo comportamiento en este proceso.

2 consejos para todo tipo de alimentos

Antes de centrarnos en alimentos específicos, conviene adelantar dos consejos para descongelar en el microondas cualquiera de ellos:

  1. La potencia debe ser la más baja posible, especialmente si el alimento tiene unas partes proclives a descongelarse antes que otras. De esa manera, se minimizará el riesgo de que se cuezan las partes que se descongelan más rápido.
  2. Tapar el recipiente con el alimento a descongelar. Esto retendrá al máximo el vapor de agua liberado durante la descongelación.

Descongelar carne

Lo más habitual es congelar carne troceada de alguna manera: en filetes, en trozos para estofado, picada, etc. De lo contrario, después resultará difícil descongelar una pieza grande de carne de manera uniforme, pues cuando los bordes ya empiezan a ‘volver a cocerse’, el interior de la pieza seguirá congelada y compacta.

Por tanto, se recomienda trocear la pieza antes de introducirla en el congelador. De esta manera, la descongelación deberá hacerse por intervalos de 1 o 2 minutos. Pasado ese tiempo, trata de separar los filetes o los mencionados trozos para que la descongelación sea lo más homogénea posible.

En este sentido, algunos expertos citan un ‘truco’: ubicar un pequeño vaso de agua junto a la pieza a descongelar. Ese agua líquida concentrará las microondas del electrodoméstico y ‘suavizará’ su acción sobre las moléculas de agua del alimento. El resultado será una descongelación más lenta pero más uniforme.

Descongelar verdura

La verdura suele congelarse en trozos y, para evitar la proliferación de microorganismos y la pérdida de su textura agradable, es más recomendable descongelar directamente los trozos sobre la sartén, a modo de salteado, sobre todo si lo que se desea es mantener un cierto toque crujiente.

Descongelar pescado

Al igual que ocurre con la verdura, lo ideal sería descongelar el pescado mientras se cocina, es decir, sobre la sartén. Pero no siempre es posible, de modo que se puede optar por descongelar en el microondas siguiendo el mismo método indicado para la carne: en intervalos de tiempo cortos, tratando de separar los filetes o los trozos, repitiendo el proceso las veces que haga falta… y a ser posible, con un vasito de agua sobre el plato del microondas para suavizar el impacto de los microondas sobre el alimento.

Descongelar un guiso

Si te gusta cocinar y congelar una parte del guiso para comerla otro día, entonces debes basarte en lo explicado para la carne y el pescado. Es decir: descongela a intervalos, separa el guiso en trozos más pequeños, remueve el contenido y repite el proceso.

Pero añadimos un apunte final: cuando todo el guiso esté descongelado, caliéntalo a una potencia ‘normal’, no la que emplea el programa de descongelación, ya que es muy baja y tardará mucho más tiempo. En cambio, si utilizas una potencia alta antes de que el guiso esté totalmente descongelado, el resultado no será uniforme: unas partes (las ya descongeladas) se abrasarán, mientras que otras (las no descongeladas aún) seguirán frías.

Un consejo final para aplicar a todos los alimentos

Por último, conviene recordar un paso final y necesario: cocina el alimento (o cómelo, si se trata de un guiso ya cocinado) de manera inmediata, pues de lo contrario tendrás el mismo problema que con una descongelación a temperatura ambiente: los microorganismos estarán listos para su proliferación… con el riesgo de intoxicación que ello conlleva.

En resumen…

Descongelar alimentos es una tarea fácil, pero debes tener claras las siguientes ideas para no cometer errores:

  • No descongeles a temperatura ambiente.
  • Si tienes tiempo, hazlo en el frigorífico, un proceso que puede llevar unas 24 horas.
  • Si no tienes tiempo, opta por descongelar en el microondas, pero siguiendo los pasos y consejos que te damos en este artículo.
Volver al inicio